Cuando Lorena de “Esperando a Mowgli” contactó conmigo para esta sesión de fotos de bebé me entusiasmé. Tenía muchas ganas de hacer un reportaje fotográfico de estas características. Esta sesión es de 3 horas y nos dio para mucho. En este tipo de sesiones comenzamos con una breve charla en la que me contáis qué tenéis en mente. Hacemos un poco de brainstorming y miramos la ropa que habéis traído. La mamá de Arán vino preparada con una maleta grande llena de ropa. ¡Como a mí me gusta! Así tenemos más opciones para el estilismo.

 

Un reportaje de “mamá y bebé” diferente

Después de este “brainstorming” inicial pasamos a definir los distintos “sets” y…¡A trabajar! Con Lorena y Arán hicimos 6 sets diferentes así que hubieron 6 cambios de ropa en total. La primera sesión fue en mi estudio con luz natural. Después pasamos a los sets de exteriores.  Los distintos escenarios no podían ser más bucólicos: un prado con amapolas donde relucía el sol, un bosque frondoso y una casa de campo rústica y llena de encanto que nos teletrasportaba a un escenario campestre del México rural.

La principal característica de este reportaje es que, a petición de sus padres, hemos evitado que se vea la cara de su bebé en las fotos. Es una cuestión de intimidad y privacidad para su hijo. Lorena, al igual que muchas otras madres de hoy en día, desean compartir fotos de su maternidad pero no les apetece que desconocidos puedan ver la carita de su bebé. Así que teniendo eso en cuenta buscamos distintos ángulos, poses y momentos con los que capturar el precioso vínculo entre Arán y su madre. No hizo falta mostrar la cara del bebé para reflejar su amor y conexión.

¿Quieres realizar otro tipo de sesión conmigo?
Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones: