Sesión newborn para Quim

Cada vez que alguien me pide que haga fotos a su bebé que acaba de nacer me hace un regalo. Para mi es un lujo poder dedicarme a captar la delicadeza y pureza de los bebés recién nacidos. El reportaje fotográfico de recién nacido, se ha convertido últimamente en uno de mis favoritos.

Y aunque hay que reconocer que a veces se hace pesada la espera a que los bebés se duerman, he de decir que es maravilloso poder tener cada semana bebés entre mis brazos y fotografiarlos. Un lujo!

Lo ideal para una sesión de recién nacido es que sean entre los 5 y 10 días de vida para que puedan aguantar mejor la posición que tenían dentro del vientre de la madre. A los 12 días los bebés empiezan a estar más rato despierto, lloran más y pierden la flexibilidad que tenían al nacer.

Muchas veces realizo sesiones de bebé en casa de la familia, con un estilo muy natural y familiar. Pero esta vez, Quim vino al estudio y pude realizar una sesión newborn con diferentes sets, a parte de las fotos familiares.

En el caso de Quim la sesión duro unas 3 horas, pero a veces las sesiones pueden durar 2 o 4 horas. Depende de cómo esté el bebé. Es el bebé quien marca el ritmo de la sesión. No se puede forzar nada.

 

 

 

14 + 3 =