Es un placer para mí hacer fotos para embarazadas. Es un momento tan especial en sus vidas, tan memorable, que me encanta poder poner mi granito de arena para que esa etapa sea inolvidable. Mónica tenía claro que quería inmortalizar su segundo embarazo con una sesión para ella en la que celebrarse como mujer y celebrar la vida. Así que cuando contactó conmigo tenía muchas ideas y mucha ilusión.

Mónica trabaja en la Garriga, como yo, y es madre de una niña. En seguida tuvimos buena conexión. ¡Yo también soy madre de dos! En este caso de dos niños. Además me encantaron sus ideas e inspiración, así como el reto que me propuso…¡Hacer fotos para embarazadas con purpurina!

 

Fotos para embarazadas con purpurina…y mucho más

Mónica estaba ya al final de su último trimestre de embarazo. Normalmente yo suelo hacer las fotos de embarazo a finales del segundo trimestre porque es entonces cuando las mamás se suelen ver mejor y se sienten más cómodas con los distintos sets, vestuarios, poses, etc. Sin embargo Mónica se sentía genial en su piel incluso a finales de su embarazo. Así debería ser siempre. La verdad es que cuando uno se siente bien eso se traduce en las fotos. Yo creo que en este caso se puede ver en el producto final. En este caso hicimos una sesión larga de 3 horas que dio para mucho. Hicimos las fotos con purpurina como quería ella, así como las fotos “casual” más clásicas y varios sets de desnudo y con telas.

Tengo que decir que estoy contenta con el trabajo. Me gustan mucho cómo han quedado, sobre todos las de desnudo y las de telas porque se acentúan sus curvas, su feminidad, su preciosa barriga y su pelazo. ¡Menuda melena! Espero que a vosotros os gusten tanto las fotos como a mí. Esta es una pequeñísima selección del gran recuerdo que ahora tienen Mónica y su familia.

¿Quieres realizar una sesión como esta conmigo?
Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones: