Vanessa tenía muy claro lo que quería para su sesión de embarazo. Vino con unas fotos preciosas que nos sirvieron de inspiración. De estilo neoyorquino total. Vinieron ella y su pareja desde Barcelona con una maleta llena de ropa y con una buenísima disposición.

La sesión fluyó muy bien aunque, obviamente, cada set tiene su trabajo. Una de las tareas que suele tomarnos más tiempo es escoger la ropa para cada set. En esta sesión, como suele ocurrir con los reportajes de embarazo, hubo una combinación de la ropa del cliente y de ropa de mi estudio. Principalmente telas que tengo para usar de atrezzo. Os sorprendería saber que usamos telas como parte del vestuario para muchos más sets de los que os imagináis.

Como veréis hay un buen registro de fotos. Y por supuesto en algunas sale la pareja (el futuro papá y la futura mamá)…pero el enfoque principal de esta sesión ha sido Vanessa. Con ese cuerpazo es normal que quiera fotos para el recuerdo. ¡Las sesiones Diva son para lucirse!

Sesión de embarazo ¿Cómo es una Sesión Diva?

Entonces, ¿en qué se diferencia una sesión de embarazo estándar y una Sesión de embarazo Diva? Pues este tipo de sesiones son una respuesta para los que quieren más cambios de ropa de los habituales. Cuantos más cambios de ropa, más tiempo de sesión necesitamos. En este caso estuvimos 3 horas de sesión y obtuvimos 30 fotos retocadas de varios sets distintos con muchos cambios de vestuario.

Como podéis ver en la galería, la mayoría de fotos las hemos hecho con luz natural. Excepto las fotos con las telas y la foto en la que Vanessa aparece tumbada desnuda, el resto han sido hechas con luz natural, una de las características de mi trabajo. Me encanta incorporar la luz natural a mis reportajes.

Espero que os gusten las fotos de esta sesión de embarazo. Si es así, no olvidéis seguirme en mi cuenta de Instagram.

¿Quieres realizar una sesión como esta conmigo? Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones: