La sesión que voy a compartir con vosotros hoy es con Nil, un bebé de la zona de Vic que vino a mi estudio a hacerse sus Fotos Smash Cake cuando cumplió un añito. Teníamos la sesión programada, como siempre, pero justo ese día no pudo venir porque estaba con el virus de boca, pies y manos. Con suerte pude aplazar su cita a otro día. De hecho, hasta ahora, mi estrategia es hacer sólo una sesión con bebés al día. En parte porque esto me permite encajar una segunda sesión en días puntuales cuando pasan cosas con ésta. Ya que es bastante habitual que los peques enfermen, me gusta dejarme margen de maniobra para poder ofrecerles otras fechas sin que tengan que esperar demasiado. Además después de las sesiones newborn suelo dedicarle el resto del día a editar las fotos, a subir las fotos a la plataforma de entrega para que estén disponibles lo antes posible…Y, en el caso en el que se contrate también el fotolibro, pues empiezo también a prepararlo.

Nil se lo pasó especialmente bien en esta sesión. Claramente estaba encantado con el pastel. Lo destrozó por completo y tenía intenciones de comérselo todo. Tuvimos que estar muy atentas, su madre y yo, para que no se comiera el pastel entero…Fue muy divertido y me encantó ver al pequeño Nil disfrutar tanto. Creo que se ve en las fotos. Me gusta especialmente la foto de cabecera de este post, en la que se le ve disfrutando del pastel con los ojitos cerrados de placer. 

 

Así organizamos las sesiones de Fotos Smash Cake

Hicimos lo habitual cuando hago una sesión de fotos Smash Cake. Primero monto el decorado con banderolas, con globos, flores y con las letras “ONE”, “UN” o “UNO” (a elegir por los papás). Los padres también eligen el tono de este decorado. De hecho suelo tener en cuenta los tonos de la ropa que va a llevar el niño en la sesión. Una vez queda claro qué ropita va a llevar el bebé, elegimos los tonos del set principal y sobre todo el color del pastel. Los que me conocéis sabéis que los decorados que ofrezco no son de colores intensos. Si veis la web, os daréis cuenta de que ese no es mi estilo. Prefiero los tonos más neutros. Y para la tarta, podéis traerla vosotros, o bien la pongo yo. Yo las compro por encargo a La Cakery de Vic.

Pues una vez está el escenario montado ofrezco 3 sets: un set con el bebé en el decorado pero sin el pastel, para que queden algunas fotos del niño con la ropa limpia. Otras con el pastel, intentando que haya alguna foto con el pastel intacto (cosa bastante difícil de conseguir…JEJEJE Ya que la mayoría de niños suelen destrozarlo nada más verlo). Después hago fotos del proceso de “destrozo” del pastel (de ahí lo de “Smash the cake”). Y finalmente hago fotos del bañito que le damos al bebé después de haber destrozado la tarta. Los pongo en una bañerita con patitos de juguete, burbujas…y ahí le bañamos. Aprovechamos que se tienen que lavar antes de irse (porque están llenos de tarta) para hacer más fotos. 

En la sesión entran 20 fotos a elegir de todas las que hago. Si las quieres impresas, pagas un plus y las recibes ya impresas (además de los archivos digitales). Y si te interesa un álbum, tienes opciones desde 60€. Disfrutad del reportaje. Si os gusta mi trabajo podéis seguirme en Instagram

¿Quieres realizar una sesión como esta conmigo?
Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones: