Esta sesión fotográfica de una hora fue uno de los reportajes que hice para el día del padre. Me consta que es un buen regalo ya que cada año tengo más sesiones reservadas para esta ocasión. En mi opinión es un regalo original, muy personal y que dura para siempre. Así que os invito a comprar una tarjeta regalo para esta o cualquier otra ocasión especial.

En este caso fotografié a una familia maravillosa. La familia de Anna y Aleix es diferente, grande y divertida…Su historia es de las que nos hacen pensar que hay esperanza para los románticos. Porque el amor llega inesperadamente. Cuando menos te lo esperas. Y en este caso llegó en “tamaño familiar”.

Sesión fotográfica de una hora. Un gran regalo 

Anna decidió hacerle este regalo a Aleix y, sinceramente, creo que acertó. Hicimos las fotos en la Garriga y quedó un reportaje fotográfico familiar muy conseguido.  Hicimos varios sets. Incluso uno únicamente con fotos de la pareja. Para el ambiente me inspiré en sus gustos y aficiones. Y también en su entorno habitual, es decir, paisajes rurales, alegres y cotidianos.

Anna es una gran clienta. Es un orgullo tener clientes como ella, que cuentan contigo para inmortalizar los grandes momentos. Fui la fotógrafa profesional elegida para la boda de su hermano. También contó conmigo para hacer una sesión con amigas, coincidiendo con la despedida de soltera de una de ellas. También soy la encargada de hacer sus sesiones fotográficas de Navidad…Cuando acompañas a un cliente en tantos momentos de su vida no puedes sino sentirte muy cercano a ellos. Te sientes casi como un amigo más.      

 

¿Quieres realizar una sesión como esta conmigo? Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones: