De vez en cuando me gusta darle visibilidad a otro tipo de fotografía que también me gusta hacer. En este caso se trata de fotos de estudio para adolescentes. Porque no sólo vienen embarazadas y mamás a mi estudio. Tengo el privilegio de hacer sesiones de fotos a muchos niños y adolescentes. En este caso os presento a Marta. Vino desde Castedefells a hacerse esta sesión. De hecho conozco a Marta desde que tenía 10 años y desde entonces le he ido haciendo fotos regularmente. Cada año ha visitado mi estudio por distintos motivos: sesiones de Navidad, sesiones temáticas, sesiones de cumpleaños, etc. Este reportaje me gusta especialmente porque conmemora sus 15 años.

Este reportaje de fotos me ha inspirado para ofrecer un nuevo paquete que lanzaré próximamente en el que ofreceré mis servicios pero teniendo en cuenta las necesidades específicas de los adolescentes. He observado que normalmente los padres llevan a sus hijos a hacerse fotos cuando son bebés recién nacidos, después al año o según pasan algunos hitos de crecimiento…Así hasta la Comunión (quien la hace). Más allá de la comunión los niños, ya no tan niños, dejan de tener fotos profesionales para el recuerdo.

 

Fotos de estudio para adolescentes: conmemorando los quince años

 

Claro que los adolescentes se hacen fotos con el móvil. Miles y miles de fotos con sus amigos en las que salen “haciendo el burro” y con poca calidad. Yo creo que los 15 años es una edad importante que merece la pena conmemorar. La adolescencia es una etapa de cambio de identidad y de muchos desafíos para padres e hijos. Por eso creo que merece la pena recoger también esa etapa con fotos profesionales en las que estos adolescentes se vean bien. Unas fotos en las que el fotógrafo sepa sacarles partido, sacar su esencia. Fotos de las que estén orgullosos.

En esta sesión con Marta estuvimos ella y yo solas (sin los padres). Antes de la sesión yo ya le había enviado algunos tableros de pinterest para que ella viera mi estilo y le pedí que me pasara algunas fotos que le gustaran para conocer sus gustos. Hicimos una sesión de 3 horas (240€). Marta recibió 40 fotos con las que ahora puede hacer un álbum. De hecho Marta quiere ser actriz, idealmente actriz de musicales. Así que ya está recopilando material para su book profesional. Sea cual sea el uso que le den a las fotos yo creo que es un regalazo para cualquier adolescente.

Yo quedé muy contenta con las fotos. Las que me gustan especialmente son en las que Marta sale detrás de unas hojas. Me inspiré en el estilo de Irene Rudnyk y Jessica Kobeissi para este tipo de fotos. Si os gustan, no dudéis en seguirme en Instagram.

¿Quieres realizar una sesión como esta conmigo? Llámame o escríbeme

Debe aceptar los términos y condiciones:

Abrir chat
¿Hablamos?
Escríbeme o mándame un audio por WhatsApp y estaremos en contacto.